LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 24 de febrero de 2013

Los dos puntos


Los dos puntos sirven, básicamente, para anunciar que lo que viene tras ellos es relevante y/o aclaratorio. En esta entrada, explicaremos cómo utilizarlos correctamente.

Al igual que el punto y coma, los dos puntos representan un término medio entre la coma y el punto en cuanto a la pausa, pero, a diferencia del punto y coma, los dos puntos no se pueden reemplazar tan fácilmente por un punto o por una coma, como en los casos que se presentan a continuación:

• Como dice mi abuela: «Mejor pájaro en mano que cien volando». (Cita textual)
• Juan completó cuatro niveles: el uno, el dos, el tres y el cinco. (Enumeración).
• Rojo y amarillo: éstos son los colores de la bandera de China. (Enumeración anticipada).


Exceptuando las citas textuales (primer caso) y, obviamente, los sustantivos (nombres) propios, siempre va minúscula detrás de los dos puntos. Si se trata de una carta, el saludo (que a menudo comienza con «querido/a» o «estimado/a» más el nombre de la persona) va procedido por dos puntos y, debajo, comienza la primera oración del cuerpo de la carta con mayúscula.

En los títulos, los dos puntos son la línea divisoria entre el tema general y el tema específico. Si en el título Harry Potter y las reliquias de la muerte elimináramos la conjunción, lo que nos queda es Harry Potter: las reliquias de la muerte, siendo 'Harry Potter' el tema principal y 'las reliquias de la muerte' el tema específico.

Cuando los dos puntos se colocan tras expresiones de carácter introductorio (en resumen, en otras palabras, pues bien), cumplen una función de énfasis que la coma no alcanza. En estos casos, puede optarse por uno o por otro signo de puntuación de acuerdo a las intenciones o preferencias del autor:

• En otras palabras: me tiene harto.
• En otras palabras, me tiene harto.


Muchas veces, los dos puntos también pueden reemplazar a los punto y coma cuando se trata de dos oraciones con relación semántica. Tomando el mismo ejemplo de la entrada acerca del punto y coma:

• Teníamos mucho que estudiar; al final, no hicimos nada.
• Teníamos mucho que estudiar: al final, no hicimos nada.

De nuevo, este es un uso subjetivo.





¿Cómo no debe usarse?

► Tras una preposición: «Conoció a varios pintores de: Francia, España y Portugal».

► Entre el verbo y el objeto directo: «Compraron: ropa, electrodomésticos y artículos de bazar».

► Teniendo en cuenta que los dos puntos implican una pausa mayor que la coma, no pueden «cortar» una oración apareciendo tras un 'que': «Juliana sospechaba que: Pablo no vendría».










0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada