LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 12 de febrero de 2013

Figuras Retóricas I



XV

Figuras Retóricas I



¡Hola escritores! ¿Qué les parece si el día de hoy hablamos sobre las figuras retóricas, también conocidas como «figuras literarias»? Es un tema bastante extenso, pero trataremos de sintetizar sus aspectos más importantes en esta entrada. Así que comencemos ya.

Una figura literaria es una palabra —o un grupo de ellas— que se utiliza en un texto para brindar un mayor énfasis a una idea o sentimiento, teniendo como propósito principal el resaltar o disminuir su parte poética para así llegar al lector de manera mucho más profunda. Esto es llevado a cabo «transgrediendo» ciertas normas del lenguaje, como lo puede ser el cambiar el orden regular de las palabras en una oración normal, por ejemplo. Todas las figuras literarias, si son bien usadas, contribuirán a embellecer o hacer única la estética del escrito, brindándole a este, además de lo ya mencionado, una singularidad especial. 


Básicamente,  se pueden clasificar en cuatro grupos:

1.    Tropos o figuras de significación: Son figuras retóricas que permiten el uso de palabras inapropiadas para describir determinados conceptos y mantienen con ella un cierto grado de relación o semejanza.

Algunos ejemplos son:

a)  Metáfora: Consiste en identificar o comparar, sin un nexo evidente como el «como», algo real con otra cosa imaginaria que puede ser un adjetivo calificativo.

-«Tus labios de fresa».

-«Amo ese frondoso cabello de oro».

-«¡Nuestro negocio es una mina

b) Sinestesia: Refiere a la figura retórica que permite la conexión o vínculo entre uno o más sentidos del cuerpo mediante un adjetivo calificativo. Es, en otros términos, la apelación de los sentidos a través de las palabras, que buscan brindarle a situaciones o sustantivos alguna característica que pueda ser percibida por el gusto, el olfato, la vista…

-«Que pase rápido este amargo invierno».

-«¡Odio esas cortinas verde chillón!».

-«Tu voz suave y dulce».

c)  Hipérbole: Esta figura retórica se aplica al exagerar notoria e intencionalmente una característica, situación o actitud que se quiere representar, ya sea por un exceso de algo o una carencia.

-«Su casa era más grande que una montaña».

-«Tu ausencia hiere hasta al tiempo».

-«Este abrazo será eterno».

d)  Eufemismo: Trata de apaciguar términos o frases desagradables, que sean tabúes o bien terminen siendo ofensivas para un grupo en específico, sustituyéndolos por expresiones que resulten ser más delicadas o inofensivas que las primeras. Esta figura, sin embargo, da pie en general a la fácil creación de ironías y también a atenuar prejuicios.

-«Los hombres de color» (refiriendo a la raza negra).

-«Mujer pública» (creo que no es necesario aclarar a qué nos referimos…).

-«Persona de escasos recursos».

e)  Alegoría: Es aquella figura que representa una idea abstracta «representándola» en el escrito a través de una forma humana, animal o artificial (en objetos). Puede abarcar un texto entero debido a que también se considera que muchas metáforas juntas son igual a una alegoría. Como último dato, es necesario decir que dan pie a la creación de símbolos, siendo un buen ejemplo el de la muerte, que es generalmente representada por un esqueleto con túnica negra sosteniendo una guadaña.

-«La vida es como una partida de ajedrez y nosotros somos sus piezas»(porque pasamos o bien por una celda blanca o bien por una negra; es decir, vivimos días buenos y días malos).

-«El tiempo es un viejo sabio».

-«Hoja seca solitaria/ que te vi tan lozana ayer. / ¿Dónde de polvo cubierta/ vas a parar? –No lo sé» (extracto de un poema que trata el tema de la vejez).

f)  Personificación o prosopopeya: Se le atribuyen cualidades humanas a seres inanimados o que no tienen un raciocinio. Se usa mucho en fábulas y cuentos infantiles.

-«El perro miró a su dueño beber hasta el cansancio, y supo de inmediato que tendría que soportarlo un buen rato berrear y lamentarse por la pérdida de su amada».

-«… Y los árboles cantaron una vez más al atardecer, que se iba como todos los días a buscar por cielo, mar y tierra, el débil rastro de esperanza que le dejó la Luna en su frente al despedirse de él con un beso».

-«El tren tose asmáticamente por la ladera».

g)    Comparación o símil: Figura que establece una relación explícita entre un término real o visible y uno imaginario que sea, de algún modo, similar al primero o que evoque alguna característica suya. Esta relación se distingue por usar un nexo que las una. Los más frecuentes son «como», «cual», «que», pero también se pueden emplear frases más extensas que hagan la alusión.

-«Ellos dos son como uña y mugre».

-«El que nace pobretón/ tiene suerte de carnero: / o se muere a lo primero, / o, si no lo hace, es cabrón».

-«Manos bonitas que parecen de pianista».

h)  Sinécdoque: Esta figura se aplica al utilizar una parte de un objeto de cosas para referirse al todo, o bien, donde el todo es reemplazado por una parte del mismo. También se observa cuando se usa lo general por lo particular y lo singular por lo plural. Con esta figura retórica se suelen plantear generalizaciones. En la aplicación, tal vez, se pueda ver esto con más claridad.

-«Le escribiré unas letras a Marta» («letras» refiere a una o varias cartas. Es decir, se cambia el «todo» —las cartas— por una parte suya —las letras—).

-«Hay que pasar el invierno» (refiriendo a pasar el año. Una vez más se sustituye el todo por la parte: el invierno es una estación del año y ha reemplazado a este último en la oración).

-«Portugal ha vencido a Egipto» (aludiendo a los equipos de cada país. Aquí se cambia el equipo por la nacionalidad del plantel —el todo por la parte—).

-«Llegó la policía» (sólo han llegado unos cuantos oficiales y no toda la institución).

-«Ganarse el pan» (el pan es un elemento de la comida y hace alusión a todo el conjunto).

-«La juventud es rebelde».

Por el momento, dejaremos hasta aquí el tema de las figuras retóricas, pero iremos publicando más adelante los distintos tipos que se nos quedan aún en el tintero. Espero que haya quedado todo muy claro y si no, ya saben: cualquier duda, opinión, felicitación… coméntenla, que no dudaremos en responder.

¡Muchas gracias por leer!





---
Entrada hecha por


1 comentarios :

Ah, me arrepiento decir que mi curso de taller de redacción y comunicación tecnica eran aburridos, leer esto fue como un "zape en la cabeza" que me hizo recapacitar.

Gracias por esto.

Publicar un comentario