LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 20 de julio de 2012

Capítulo V: Tilde en preguntas y exclamaciones


En esta ocasión, he querido hablar dos temas en una sola entrada para hacerla más productiva.

Primero, comencemos con el concepto de tilde diacrítica y sílaba tónica.


Tilde diacrítica: también conocido como acento gráfico. Permite diferencias o distinguir palabras con idéntica forma de escritura, pero que pertenecen a categorías gramaticales diferentes.


Sílaba tónica: es la sílaba que se acentúa con mayor intensidad que el resto. En algunas vocales de la sílaba presenta una tilde o acento gráfico.


Concepto de tilde en preguntas y exclamaciones:

Siempre que se refleje pregunta o exclamación tiene que llevar acento, sea del modo directo o indirecto.


Adónde. Ejemplo:


―¿Adónde va? ―preguntó Rosa mirando a Luis.

No lo sé. No quise inmiscuirme en sus asuntos, así que no le pregunte adónde va ― contestó Carlos, mirando a Luis que se alejaba.


Cómo. Ejemplo:


―¿Cómo estás? ― interrogó Martin mirando a Laura.

―Bien, pero pudiera estar mejor, si supiera cómo resolver este problema de álgebra.


Cuál/cuáles. Ejemplo:


―¿Cuál te gusta? ―miró Mireya ilusionada.

―No lo sé ―contestó María, mirando las sortijas―, todos son preciosos, así que no sé cuál escoger.


Cuán/ cuándo. Ejemplo:


―¿Cuándo llega la comida? ―dijo César mirando los meseros pasar, pero ninguno traía la comida ordenada.


―No lo sé. Solo toca esperar a que traigan lo pedido ―contestó Roberto mirando a su amigo.


Dónde. Ejemplo:


―¿Dónde lo tiene? ―preguntó Cielo.

―No lo sé. Nunca dijo dónde lo tenía guardado ―contestó Micaela.


Qué. Ejemplo:


―¿Qué deseas para tu cumpleaños? ―Maribel miró a Jorge.

Jorge miraba a su novia ilusionada por el día de su cumpleaños. El rostro sonriente de Maribel era el mejor regalo diario que tenía.

―No lo sé ―contestó en un suspiro.

―Tienes que decírmelo. Así sabré qué quieres para poder regalártelo.


Quiénes/quién. Ejemplo:


―¿Le dijiste que invitara a los demás? ―cuestionó Alonso.

―Sí, pero no me dijo quiénes vendría.


Sin embargo, cuando estas mismas palabras funcionan como adverbios o pronombres relativos o, en el caso de algunas de ellas, también como conjunciones, son átonas (salvo el relativo cual, que es tónico cuando va precedido de artículo) y se escriben sin tilde:


―El jefe, que no sabía nada, no supo reaccionar.


―Esta es la razón por la cual no pienso participar.

―Ha visto a quien tú sabes.

―Cuando llegue ella, empezamos.

―¿Estás buscando un lugar donde dormir?

―No dijo que estuviese en paro.

―¡Que aproveche!


Aunque los relativos, presenten o no antecedente expreso, son normalmente átonos y se escriben sin tilde, hay casos en que pueden pronunciarse tanto con acento prosódico como sin él. Esta doble posibilidad se da cuando los relativos introducen subordinadas relativas sin antecedente expreso, siempre que el antecedente implícito sea indefinido y tenga carácter inespecífico (una persona, alguien, algo, algún lugar, nadie, nada, etc.). Esto ocurre cuando la oración de relativo sin antecedente depende de verbos como haber, tener, buscar, encontrar, necesitar, etc., que admiten complementos indefinidos de carácter inespecífico. En estos casos es aceptable escribir el relativo tanto con tilde, reflejando la pronunciación tónica, como sin ella, representando la pronunciación átona.


―El problema es que no hay con qué/que alimentar a tanta gente.


―Ya ha encontrado quién/quien le quiera y no necesita nada más.


―Buscó dónde/donde sentarse, pero no había asientos libres.

―No tenía cómo/como defenderse de las acusaciones.




---

Encargado de la entrada


0 comentarios :

Publicar un comentario